Australia comanda el medallero en el primer día de actividad de Río

Gracias a la natación, la delegación de Australia comanda el medallero de los Juegos Olímpicos Río 2016, tras disputarse el primer día de actividad que repartió preseas, donde Estados Unidos ganó un oro y China todavía no despierta.

La nadadora húngara Katinka Hosszu logró el sábado su primera medalla olímpica en sus cuartos Juegos con un récord mundial en los 400 metros combinados, y el equipo femenino de relevos de Australia estableció una nueva marca en la posta 4×100 libre en el primer día de competencias en Río de Janeiro.

Las australianas, de la mano de las hermanas Cate y Bronte Campbell, habían marcado un récord olímpico horas antes en la serie de clasificación.

Otro que dejó su huella el primer día fue el británico Adamy Peaty, que en su debut olímpico rompió su propio récord mundial en los 100 metros pecho con una marca de 57.55 en una serie de clasificación. Además, la sueca Sarah Sjostrom bajó la marca olímpica en una de las semifinales de los 100 metros mariposa.

Peaty clasificó más tarde a la final, a la que también pasaron los nadadores locales Felipe Franca Da Silva y Joao Gomes Jr. El colombiano Jorge Mario Murillo marcó un récord nacional en su paso a las semifinales, pero quedó en el última lugar de esa clasificación.

La piscina olímpica de Río vio varias finales emocionantes el sábado.

En la última carrera del día, las australianas que defendían su oro del 2012 y comenzaron la posta con Emma McKeon y Brittany Elmslie, detuvieron los relojes en 3 minutos y 30:65 segundos, batiendo la marca previa de 3:30.98 que habían impuesto en Glasgow en 2014.

El equipo estadounidense, integrado por Simone Manuel, Abbey Weitzeil, Dana Vollmer y Katie Ledecky, logró la medalla de plata; mientras que el conjunto canadiense -con Sandrine Mainville, Chantal VanLandeghem, Taylor Ruck y Penelope Oleksiak- llegó tercero para quedarse con el bronce.

Poco antes, Hosszu, que había terminado cuarta en 2012, comandó la carrera desde el inicio sacándole varios cuerpos a sus rivales casi hasta el final. La húngara bajó dos segundos el récord mundial con una marca de 4 minutos y 26:36 segundos, superando los 4:28:43 establecidos hace cuatro años por la china Ye Shiwen.

La estadounidense Maya DiRado se quedó con la medalla de plata con un tiempo de 4:31:15 y la española Mireia Belmonte con el bronce tras marcar 4:32:39.

En la final de los 400 metros libres masculinos, el australiano Mack Horton se llevó el oro con una marca de 3 minutos y 41:55 segundos, apenas 14 centésimos por delante del campeón defensor Sun Yang, de China. El italiano Gabriele Detti se quedó con la presea de bronce.

Sun dejó la piscina entre lágrimas. “Basado en mi capacidad, yo tendría que haber sido el campeón, entrené muy duro”, dijo a periodistas.

El sábado fue un comienzo de ensueño para Australia, una tradicional potencia en natación pero que decepcionó en Londres, ganando apenas una medalla de oro en la posta 4×100 libre.

En la primera final del día, Kosuke Hagino ganó la prueba individual masculina de 400 metros combinados para darle a Japón su primera medalla de oro en natación en los Juegos de Río.

Hagino, medallista de bronce en Londres 2012, ganó con un tiempo de cuatro minutos y 6:05 segundos para poner fin al dominio que Estados Unidos tenía en la competencia desde 1996.

El estadounidense Chase Kalisz, el más rápido en las series clasificatorias, terminó segundo, seguido por el japonés Daiya Seto, que se quedó con el bronce.

El campeón olímpico de la modalidad Ryan Lochte, de Estados Unidos, no clasificó para la competencia en las pruebas de su país, al igual que su compatriota Michael Phelps, que tiene el récord mundial en los 400m combinados, que ganó en 2004 y 2008.

Con información de agencias