Boxeador cubano amateur derrota a un profesional y hace historia en Olímpicos

El cubano Lázaro Álvarez, tricampeón mundial de boxeo amateur, vivió este martes un momento histórico al convertirse en el primer púgil aficionado que derrota a un oponente profesional en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El italiano Tommasone, fue el primer profesional en subirse a un ring olímpico luego de 112 años de participación exclusiva de los aficionados en los torneos de los Juegos, después de que la Asociación Internacional autorizó en junio la inclusión de los púgiles rentados en Río de Janeiro.

En el duelo de este martes, Álvarez, de 25 años, superó por puntos, (30-27, 30-27 y 29-28), al italiano Carmine Tommasone, de 32 años, en la categoría de 60 kilogramos.

El púgil italiano fue dominado por su rival cubano, quien se proclamó tres veces campeón mundial amateur y que logró la medalla de bronce en los Olímpicos de Londres 2012, pero en los 56 kilos. Álvarez ganó medalla de oro en los Mundiales para aficionados de Azerbaiyán 2011, Kazajistán 2013 y Qatar 2015 en 60 kilos.

“Fue un combate difícil, un gran rival”, dijo Álvarez al descender del cuadrilátero. Álvarez dijo a la emisora cubana Radio Rebelde que él y su entrenador habían estudiado con mucho cuidado la táctica a emplear contra el italiano, quien llegó a Río con récord de 15 victorias sin derrotas (4 nocaut) en el profesionalismo.

Los boxeadores cubanos se mantienen invictos en Río y ahora acumulan tres éxitos sin reveses. El lunes vencieron Joahnys Argilagos (49 kilos) y Erislandy Savón (91 kilos).

Reuters