La energía suficiente para las intensas noches de samba en los clubes nocturnos brasileños proviene de una bebida. Se llama caipirinha. Casi cristalina, de sabor fresco y acompañada del dulce necesario, resulta ser el energetizante perfecto. Su principal componente es la cachaza, destilado de azúcar de caña que es a los brasileños lo que el tequila a los mexicanos.

Los orígenes de la cachaza se remontan al siglo XVI. Los esclavos se dieron cuenta del sabor de la primera espuma que soltaba la caña al hervirse, misma que al pasar el tiempo se fermentaba.

“En la actualidad hay muchas marcas y calidades. Una de las mejores es Leblon, añejada en barricas de roble francés que acentúan su sabor. La cachaza se bebe sola o en cocteles, es la base de la tradicional caipirinha, que se hace con limón, pero también se le puede añadir cualquier fruta; en todas sus versiones es muy refrescante”, comenta Isaac Polanco, gerente de capacitación del restaurante Texas de Brazil.

El nacimiento de este trago se remonta, nuevamente, a los ingenios azucareros en donde los esclavos dan con la receta casi por accidente. Al principio surgió como un preparado de lima, ajo y miel, al que se añadió alcohol para contrarrestar la gripe. Poco a poco fue evolucionando hasta convertirse en una mezcla que se bebía en las fiestas, pero su verdadera expansión se dio cuando le agregaron hielo.

“La gente de estratos bajos eran quienes la tomaban. Hoy es muy popular y es un producto representativo de ese país, pero en Brasil también se bebe mucho caipiroska; su preparación es casi igual, pero en lugar de cachaza lleva vodka”, explica Polanco.

Existen otras bebidas populares en el país sudamericano, como el Brasilian Rose y The Samba. La primera lleva cachaza, licor de naranja, concentrado de maracuyá y un toque de granadina; mientras que la segunda tiene licor de durazno, limón, naranja, concentrado de limón, refresco de soda de limón y, por supuesto, cachaza.

HOJAS DE TÉ
Oslo 7, Colonia Juárez.Tel: 5207-8416
Con mandolina, percusiones y contrabajo, se arman las armonías del choro, género típico brasileño, que en portugués significa llanto, pero dista de las notas tristes y melancólicas. Aquí se reúne a un grupo en torno a una mesa, el cual ofrece un concierto acústico. Con este concepto se busca ofrecer el mismo tipo de velada que en Brasil, sólo que allá se toca en la calle, en donde se forma una rueda.

“Es un lugar chiquito, donde pretendemos acercar a la gente a esta experiencia, que disfrutan mucho. El interés de la música brasileña va creciendo y, aunque no hay muchos foros, nuestro objetivo es dar a conocer más nuestra propuesta”, comenta Camila Uboldi, integrante del grupo Iauaretê, que se presentará el próximo 6 de agosto, a las 20:30 horas.

SABOR DO BRASIL
Río Blanco 27, Colonia Industrial. Tel: 4756-3879
Se trata de una churrasquería típica brasileña, que tiene una amplia oferta de ensaladas y cortes. Los viernes se presenta un ensamble de percusionistas, encabezados por Edenir.

GAROTA
Tabasco 46, Colonia Roma Norte. Tel: 6725-2068
Es un restaurante típico brasileño, un lugar pequeño que privilegia la cercanía. Viernes y domingo tienen samba, a cargo de Rafael Costa; los jueves se presenta Ya son +, grupo de adultos mayores que tocan bossa nova y covers instrumentales, y los sábados se apodera de las mezclas el DJ Renan Rodrigues. Además, vale la pena probar las opciones que tienen en la carta, como la feijoada, plato de frijol con puerco.

PREPARA UNA CAIPIRINHA
Ingredientes: 9 rodajas de limón, 2 cucharadas de azúcar, onza y media de cachaza Leblon y tres cucharadas de hielo
Preparación: Primero se macera el limón, se le agrega el azúcar y la cachaza, después se agita y se sirve.

Lizbeth Hernández