Hay algo que está mal en esta foto de Sports Illustrated

interior

Michael Phelps, la joya de la corona de los atletas Olímpicos de Under Armour, usó pantalón deportivo de Nike, con todo y logo, para la portada de la última edición de la revista Sports Illustrated.

En el mundo del marketing deportivo esto representa un error colosal.

Los atletas superestrella -y sus agentes, managers y equipos de marketing- están súper atentos de las marcas que usan, porque ellos ganan mucho dinero con los patrocinios.

Que Phelps, un atleta Under Armour desde 2010, pusiera el logo de un competidor en la portada de una revista de circulación nacional que llega a más de 18 millones de personas ha confundido a los conocedores.

“Esto estará en la Pared de la Fama de Nike”, dijo Rick Burton, un ex director de marketing del Comité Olímpico de Estados Unidos (USOC, por sus siglas en inglés). “Under Armour debe estar volviéndose loco”.

La vocera de Under Armour, Danielle Daly, y el agente de Phelps en Octagon Worldwide, Peter Carlisle, dijeron que el USOC pidió a los atletas usar Nike, que patrocina al equipo olímpico estadounidense. Tres personas con conocimiento del tema dijeron que no hubo tal requerimiento.

El USOC no respondió inmediatamente a la solicitud de comentario.

Carlisle, creador del portafolio multimillonario de patrocinios del atleta, señaló que hay muchas reglas complicadas y contratos que determinan lo que los atletas Olímpicos pueden usar, y cuándo, durante los Juegos. “Siempre es un desafío analizar, interpretar y manejar el sinfín de reglas y regulaciones que los atletas tienen que cumplir, con su elegibilidad en juego”, dijo Carlisle, quien estuvo presente en la sesión fotográfica.

Si Phelps tenía que usar Nike, no hizo muy bien su trabajo. En un video detrás de cámaras de la sesión se le ve usando zapatos Under Armour y lo que parece ser un polo Ted Baker.

Phelps comparte la portada con Katie Ledecky, quien en el video usa short y playera Nike, y Simon Biles, quien está usando el leotardo Under Armour que usó el equipo de gimnasia estadounidense durante la competencia, a pesar de que ella es personalmente patrocinada por Nike.

Los logos en la ropa de Ledecky y Biles no son visibles en la foto de portada.

La sesión tuvo lugar en la Sala de Prensa principal del Parque Olímpico de Barra y duró solamente 15 minutos, de acuerdo con una persona que estuvo ahí.

Phelps llegaba de un evento de prensa oficial del USOC, donde se le pidió que usara Nike. El Centro de Prensa es también una sede oficial Olímpica, lo que pudo haber causado la confusión.

De las 40 personas máximo que estuvieron presentes en la sesión fotográfica, por lo menos tres eran parte del equipo de Phelps. Ninguno dijo nada de los pantalones Nike.

“Alguien cayó, especialmente cuando eres el atleta más condecorado en la historia Olímpica”, dijo Howe Burch, un ex ejecutivo de marketing para Reebook y Fila.

Sports Illustrated no quiso hacer comentarios al respecto, y el fotógrafo que tomó la foto de portada no respondió a una solicitud de comentario vía correo electrónico.

La revista de Time llega a 18.2 millones de personas, y Nike obtendrá alrededor de 453 mil dólares en ganancias de exposición de marca, según la firma de patrocinios y análisis Apex Marketing Group. Ambas se beneficiaran del desconcierto de Under Armour.

Estas compañías frecuentemente compiten para firmar con atletas como Steph Curry, dos veces el jugador más valioso de la Asociación Nacional de Básquetbol (NBA), un atleta que antes era patrocinado por Nike que ha florecido bajo la marca de Under Armour.

El Comité Olímpico Internacional es notorio por su vigilancia en la protección de los derechos exclusivos de las empresas que patrocinan los juegos.

El USOC tiene un acuerdo con Nike, lo que significa que los atletas de Estados Unidos deben usar Nike en eventos como la entrega de medallas, las conferencias de prensa y otras funciones olímpicas oficiales.

Elaborada con información de Bloomberg