Él es el atleta que le prometió un oro a su madre con Alzheimer… y lo cumplió

Cuando Jeff Henderson cumplió 17 años se enteró que Debra, su madre, fue diagnosticada con Alzheimer. El adolescente digirió la situación y decidió atenderla, al mismo tiempo, ella le hizo prometer que seguiría con sus estudios y con el deporte. Así que el joven se inscribió en el programa de salto de longitud de la preparatoria local de Arkansas, en la cual estudiaba.

Diez años después del diagnóstico, Jeff calificó a los Juegos Olímpicos de Río en salto de longitud, pero al mismo tiempo la enfermedad de su madre avanzó al grado que no podía abandonar su reposo en cama. Antes de partir a Río, el atleta le hizo una promesa a su madre: “voy a ganar la medalla de oro por ti”.

El estadounidense no tenía una tarea fácil. No tenía experiencia olímpica y entre sus rivales estaba el campeón en Londres 2012, el británico Greg Rutherford. Pero no se iba a dar por vencido. Avanzó en la fase clasificatoria y en la final dio un salto de 8.38m, un centímetro más largo que el del sudafricano Luvo Manyonga, para colgarse la medalla dorada y ganar una de las finales más cerradas en la historia de las Magnas Justas.

Henderson regresó a Arkansas, donde sigue viviendo con su madre. Ella ya le esperaba en cama, cubierta con un edredón de los Estados Unidos.

“La medalla es sólo para ella”, dijo el atleta a la cadena NBC. “Cuando se enfermó fue muy duro. Era difícil para mí verla y dejarla allí. Todo lo que he conseguido es gracias a mi madre”.

Al final Henderson subió una foto en su cuenta de Instagram en la que aparece su madre, la presea olímpica y el pie de foto en el que se lee: “Promesa cumplida mamá. Esto es para ti”.

Alain Arenas.