Justin Gatlin: gloria, dopaje y resurrección

La noche del 22 de agosto del 2004 en Atenas todo era positivo para el nacido en Brooklyn. En su cuello resplandecía su medalla de oro que lo acreditaba como campeón olímpico en los 100m. Un año más tarde, en los campeonatos mundiales de atletismo celebrados en Helsinki, Finlandia, Justin Gatlin (Nueva York, Estados Unidos; 1982) reiteró su dominio en la prueba reina de atletismo al coronarse campeón mundial.

Pero tres meses después de quebrar récord del mundo, en agosto del 2006, a Gatlin le llegó la notificación de la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA) de que había dado positivo por testosterona. Luego, el campeón olímpico y mundial recibió el rumor que la sentencia sería de ocho años de suspensión, un castigo que prácticamente lo pondría al borde del retiro.

A sabiendas de que su carrera estaba en riesgo, llegó a un arreglo con la agencia antidopaje. Éste incluyó realizar trabajo comunitario y contribuir con información para que las autoridades de justicia estadounidenses lucharan contra el dopaje. Esto le permitió que su sentencia se redujera a cuatro años, pero aun así se perdió los Juegos de Beijing.

Pasados los Juegos del 2008 y a la mitad del ciclo olímpico de Londres, regresó a las competencias en 2010. Para los Juegos del 2012 regresó a las Magnas Justas y se quedó con la medalla de bronce. En dicha competencia fue derrotado por los jamaicanos Usain Bolt y Yohan Blake, quienes se quedaron con las preseas de oro y plata, respectivamente.

Para Río volvió a cursar el ciclo olímpico completo y justo en el 2016 fue el corredor que mejor marca dio (9.80s) para llegar como uno de los favoritos a las Magnas Justas. El estadounidense volvió a caer derrotado por Bolt, pero aun así se quedó con la medalla de plata y a los 34 años mejoró el bronce que consiguió hace cuatro años. El de Nueva York marcó su resurgimiento en el borde final de su carrera.

 

Perder ante Bolt, según Justin

Aquel 5 de agosto de 2012 no se le borró en la memoria a Gatlin. El estadounidense explicó que buscó respuestas tras el tercer lugar que obtuvo en las Magnas Justas. Más allá de también caer ante Blake, el estadounidense puso en su mente a la manera en que Bolt lo superó y que el domingo se volvió a repetir en Río de Janeiro.

“Lo peor de perder con Bolt es que te hace estar luego meses y meses pensando en qué hiciste mal para a pesar de sentirte mejor no pudiste ganarle”, mencionó el corredor.

Alain Arenas.