Medallistas olímpicos, con un nuevo rival: el fisco

Los atletas mexicanos que lleguen al podio olímpico en Río 2016, deberán pagar al fisco el 20 por ciento de los estímulos económicos que les otorgue la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) por cada medalla ganada.

También deberán pagar el 20 por ciento del valor de cada presea.

De acuerdo con la oficina de Comunicación Social de la Conade, los estímulos serán de 3 millones de pesos para quien gane medalla de oro, 2 millones de pesos para el atleta que obtenga la presea plateada y 1 millón de pesos si recibe medalla de bronce.

La Ley del ISR señala que por cada 3 millones de pesos tendrán que pagar 600 mil pesos; 400 mil por recibir 2 millones de pesos y 200 mil pesos por cada medalla de bronce.

“Lo que estarían recibiendo, por estímulo económico y medalla, no se considera un salario, ni una prestación de servicios, tampoco pago de honorarios, pero se está recibiendo un ingreso, el cual de acuerdo con el artículo 1 de la Ley del ISR debe pagar impuestos. A este estímulo se le considerará como ingresos por adquisición de bien o donativo”, refirió Raúl Carbajal, socio director del bufete jurídico Carbajal Asociados.

Además, tendrían que pagar el 20 por ciento correspondiente al valor de cada medalla.

Este premio está valuado en 600 dólares para el caso de la de oro, 300 dólares para la de plata y 4 dólares la de bronce.

Cabe señalar que el pago de impuestos por este tipo de ingresos no da derecho a deducciones.

Luego de 15 días de la entrega de los premios, los atletas deberán enterarlos al Servicio de Administración Tributaria en una declaración y hacer un pago provisional.

“Es provisional porque dependiendo del régimen al que pertenezcan los atletas por alguna otra profesión que realicen o de tener actividad empresarial, puede que el fisco haga devoluciones o cobros”, detalló el fiscalista.