Real brasileño, el aguafiestas de Río 2016

Esteban Rojas. El jugador incómodo de los Juegos Olímpicos viste de local. Su desempeño es envidiable y las ganancias que ha dado a quienes apostaron por él son grandes, pero ni al gobierno del país sede ni a los aficionados al deporte les hace gracia.

En lo que va del 2016, el real brasileño encabeza la recuperación frente al dólar entre las principales monedas del mundo, al acumular una apreciación de 22.42 por ciento, lo que implicaría mayores costos para cubrir los gastos de los asistentes a la justa olímpica.

Además, la revaloración del real en el mercado cambiario llega en un mal momento para la industria en Brasil, pues este comportamiento le implicará recibir menos recursos al convertir las divisas recibidas a su moneda local.

El 31 de diciembre de 2015, el dólar en ese país se intercambiaba por 3.9608 reales, pero esa cifra ha bajado hasta 3.1931 unidades.

Asistir a los juegos olímpicos será más caro para los turistas de prácticamente todo el mundo, debido a la apreciación del Real en lo que va del año.

AUMENTA EL COSTO
Los mexicanos que viajarán a Brasil para presenciar los Juegos Olímpicos serán algunos de los asistentes más perjudicados ante la pérdida de la ‘carrera’ del peso mexicano frente al real.

Los aficionados mexicanos tendrán que pagar un 25.58 por ciento más por sus gastos de lo que había planeado a finales de diciembre del año pasado, derivados de la deprecación de la moneda mexicana frente a la sudamericana.

Entre las naciones emergentes, los asistentes argentinos son lo que están hasta adelante en ranking de los que incurrirán en mayores costos por viajar a Brasil, al haberse desplomado su moneda en un 28.93 por ciento con respecto al real, en lo que va de este año.

Los venezolanos merecen mención aparte, debido a que los costos de ir a Brasil por las competencias deportivas se les han disparado en 48.54 por ciento en lo que va del año.

Los asistentes a las olimpiadas provenientes del Reino Unido y, en general, a los europeos, pagarán más por los efectos derivados del Brexit.

La libra ha perdido un 26.14 por ciento en su capacidad adquisitiva con respecto al real, mientras que el euro ha retrocedido 16.16 por ciento.

Con respecto a los viajeros provenientes de Asia, presentan amplios contrastes en cuanto su afectación en su capacidad de compra por el movimiento cambiario.

La divisa de Japón retrocede solamente 3.0 por ciento con respecto al real, pero lo chinos tendrán que pagar un 20.4 demás a lo que tenían pensado erogar al final del 2015. China se ha convertido en los últimos años en un socio importante de Brasil, dos de los más importantes integrantes del denominado BRIC.

EN MAL MOMENTO
El tipo de cambio también juega en contra de la contribución de la justa olímpica para ayudar a superar los problemas económicos y políticos de Brasil.

La economía brasileña se encuentra en recesión, al acumular ocho trimestres consecutivos con variaciones negativas en su Producto Interno Bruto.