Tijana Bogdanovic, la maravilla serbia del taekwondo

Las fotos con la sonrisa que dejan ver los dientes blanquísimos, otra imagen en la que está corriendo en la playa o en la que sale con cachorro, son imágenes que inundan la cuenta de Instagram que podrían ser de cualquier adolescente. Pero Tijana Bogdanovic (Krusevac, Serbia; 1988) es más que una muchacha. Es la nueva joya del taekwondo serbio y la reciente medalla de plata en los Juegos de Río 2016 en la categoría de hasta los 49kg.

Bogdanovic comenzó su carrera en el taekwondo cuando tenía cuatro años. Dos primaveras más tarde, tuvo su primera competencia. En 2014 alcanzó el tricampeonato de los Balcanes aun cuando competía en la categoría juvenil. El año pasado, aún sin tener la mayoría de edad cumplida, decidió competir en el nivel senior, al máximo nivel del taekwondo mundial.

La serbia no resintió el cambio y pronto consiguió más éxitos pese a su inexperiencia en el circuito. En el Campeonato Mundial de Taekwondo, realizado en mayo en Cheliabinsk, Rusia, ganó medalla de plata. Dos meses más tarde compitió en los Juegos Europeos de Bakú y se consagró subcampeona del certamen al obtener plata.

En el presente año no cesaron sus logros y la Federación Internacional de Taekwondo la clasificó como la octava mejor en su categoría. En el Campeonato Europeo realizado en mayo se consagró campeona y utilizó el certamen como preparación para afrontar su debut olímpico, en los Juegos de Río.

Ahí no hubo cambio y no dejó que los nervios la desbordaran. En octavos de final derrotó con apuros a la azerbaiyana Patimat Abarkova (3-2), en cuartos de final aplastó a la china Jingyu Wu (17-7) y en semifinales nulificó y posteriormente vapuleó (10-0) a la mexicana Itzel Manjarrez.

En la final, enfrentó a la coreana Sohui Kim. Tras dos rounds de combate, Bogdanovic se puso en desventaja y pese a que en el tercer episodio sumó más puntos que su rival, no le alcanzó para colgarse la medalla de oro y terminó con la derrota a cuestas (7-6).

Tijana, la adolecente con más de 195 fotografías en Instagram podría agregar una más a su vida de adolescente: la imagen con la medalla de plata que la acredita como subcampeona olímpica.

Alain Arenas.