Los patrocinadores de Río 2016 están yendo un paso más allá para demostrar su compromiso con los Juegos Olímpicos y unir para siempre a sus marcas a los anillos olímpicos: están contratando atletas olímpicos.

EY, la empresa de auditoría y servicios profesionales, planea contratar a nueve atletas olímpicas cuando terminen los Juegos, momento en el cual se divulgarán sus nombres. Visa, la tarjeta y el sistema de pago oficiales de los Juegos, puso un anuncio en su página web: “Se busca: Visa contrata atletas olímpicos y paralímpicos”.

Naturalmente, las empresas insisten en que las iniciativas son más que simples ardides publicitarios y tienen un propósito importante. Muchos atletas olímpicos menos conocidos que Simone Biles y Michael Phelps tienen problemas para ahorrar dinero durante sus vidas deportivas y ven pocos caminos hacia carreras tradicionales más que ser entrenadores y presentadores de televisión.

Además, las iniciativas de contratación también hacen quedar bien a Visa y EY, anteriormente conocida como Ernst & Young, según Bob Dorfman, especialista en marketing deportivo de Baker Street Advertising en San Francisco.

“Es un gran caso de Relaciones Públicas”, dijo Dorfman en entrevista telefónica. “Además de todos los canales de marketing que hay (TV, redes sociales, puntos de venta, logos en uniformes), creo que es una forma genial de promover la buena voluntad hacia una marca”.

TRANSICIÓN COMPLICADA

Beth Brooke-Marciniak, vicepresidenta mundial de políticas públicas de EY, dice que la transición de una carrera a otra es todavía más difícil para las atletas mujeres, que rara vez ganan tanto como sus colegas varones y llegan al fin de sus vidas deportivas profesionales con pocos fondos acumulados para épocas de vacas flacas. Intervenir para ayudar en esa transición generalmente resulta beneficioso para todos, según Brooke-Marciniak, exjugadora de baloncesto de Purdue University.

Si bien contratar específicamente atletas olímpicas es una novedad, empresas de Wall Street y otros sectores se están dando cuenta desde hace algún tiempo que los atletas resultan buenos empleados. Carly Drum-O’Neill, fundadora de una unidad concentrada en atletas de la empresa de búsqueda de ejecutivos Drum Associates, dijo que muchas veces el éxito deportivo va de la mano con el impulso para triunfar y el tipo de confianza que permite que un gran vendedor se apodere de una sala.

EDUCACIÓN FINANCIERA

Visa también creó un programa de educación financiera para atletas olímpicos, para enseñarles cosas como la administración del dinero.

“La mayoría de la gente, cuando salen de la universidad, se ponen a trabajar y abren algún tipo de fondo o cuenta para su jubilación”, dijo Angela Ruggiero, exjugadora de hockey sobre hielo y embajadora del programa de Visa. “Para los atletas, su primera carrera es el deporte, y no siempre desarrollan algunas de las habilidades de la vida que van a necesitar para cuando se retiren”.

Tim Crow, máximo responsable de Synergy, una agencia de patrocinio con sede en Londres, dijo que contratar atletas como parte de un plan más amplio también ayuda a promover una iniciativa de auspicio internamente.

“Muchas marcas tienen atletas en su personal”, dijo. “La tendencia es que las marcas están reconociendo que el valor interno de los patrocinios es muy elevado si se hacen bien. Hacen que los empleados se sientan muy bien”.

Bloomberg