Cuatro nadadores del equipo olímpico de Estados Unidos ocasionaron daños en una estación de servicio y estuvieron involucrados en una discusión con guardias, dijo este jueves una fuente de seguridad de Brasil, generando dudas sobre la historia de que los atletas fueron robados a punta de pistola en Río.

Los cuatro nadadores de EU dijeron que fueron asaltados por hombres armados cuando regresaba a la Villa Olímpica en un taxi en la madrugada del domingo, un incidente que avivó los temores sobre la seguridad de los competidores y visitantes que asisten a los primeros Juegos Olímpicos de América del Sur.

Fuentes policiales han dicho que los investigadores no han encontrado evidencia hasta el momento que respalde la historia de los estadounidenses. Ninguno de los nadadores enfrentan cargos, dijeron las fuentes.

Un vocero del Comité Olímpico de Estados Unidos se negó a hacer comentarios.

Brasil impide que vuelen

La policía brasileña impidió el miércoles que dos nadadores estadounidenses abordaran el vuelo de regreso a su país para interrogarlos sobre el presunto robo que sufrieron el fin de semana, luego de que una jueza planteó dudas sobre su versión.

“Podemos confirmar que Jack Conger y Gunnar Bentz fueron removidos de su vuelo a Estados Unidos por las autoridades brasileñas”, dijo Patrick Sandusky, vocero del Comité Olímpico de Estados Unidos (USOC, por sus siglas en inglés).

Un tercer nadador, James Feigen, está en contacto con las autoridades brasileñas y planea ofrecerles declaraciones adicionales este jueves, informó un vocero del USOC.

La policía federal también quiere interrogar al nadador Ryan Lochte, pero un vocero de la policía dijo que él ya había volado de vuelta a su país.

El miércoles, una jueza ordenó a la policía retener los pasaportes de Lochte y Feigen para impedirles salir del país, aparentemente sin saber que Lochte ya había viajado.

Fuentes judiciales dijeron que la jueza está considerando si pide a Lochte que vuelva a Brasil para brindar testimonio o si permite que lo haga en Estados Unidos. Lochte ya declaró ante la policía brasileña antes de salir del país.

El nadador publicó en su cuenta de Instagram el pasado 14 de agosto unas palabras de agradecimiento por las personas que se preocuparon por él y dijo que se encontraba bien.

lochte