El japonés Kohei Uchimura cumplió el lunes su meta número uno en los Juegos de Río de Janeiro al ayudar a sus compañeros de equipo a obtener el título en la gimnasia masculina para poner fin al reinado olímpico de ocho años de China.

Kohei Uchimura llevó a su equipo a lo alto del podio olímpico. Reuters

Kohei Uchimura durante su participación en las barras paralelas. Reuters

Las esperanzas de Japón de ganar el título, que había logrado por última vez en el 2004, durante la época previa a Uchimura, tuvieron un flojo comienzo cuando Koi Yamamuro perdió el equilibrio en el caballo con arcos.

Esa puntuación de 13,900 fue el único problema del equipo que mostró una actuación inspirada en los restantes cinco aparatos para ganar el oro con un total de 274,094.

La participación rusa estuvo en duda hasta el último momento debido al escándalo de dopaje que rodeó al deporte del país, pero la distracción no detuvo al equipo masculino de obtener una sorpresiva medalla de plata.

China, que había clasificado a en primer lugar, estuvo a punto de perder un lugar en el podio cuando errores y caídas en salto, anillos y ejercicios de piso dejaron al equipo en el quinto lugar cuando faltaban dos rotaciones para el final.

Pero remontaron con una firme presentación en las barras paralelas y se llevaron el bronce con un total de 271,122.

El anfitrión Brasil, que debutó como equipo en los Juegos, quedó en sexto lugar.

Reuters