Joseph Schooling no sólo logró la primera medalla de oro para su país, Singapur, sino que logró además cortar la racha del que siempre ha considerado su ídolo: Michael Phelps.

Por su parte el nadador estadounidense demostró que es humano, y pese a su gran esfuerzo se tuvo que conformar con la plata en los 100 metros mariposa, que tuvo que compartir con Chad Guy Bertrand Le Clos y el húngaro Laszlo Csehen, en una competencia aguerrida en el estadio Acuático Olímpico.

El dominador desde la clasificación había sido Schooling. Este joven de Singapur con 21 años de edad dio muestra de su rapidez y poderío en la alberca para destronar a Phelps, su héroe de la infancia, como se dio a conocer en redes sociales luego de vencer al Tiburón de Baltimore, con una foto de ambos hace ocho años.

Schooling cronometró 50.39 segundos en el primer sitio y de paso impuso récord olímpico, marca que era del estadounidense y que tal vez ya no podrá superar.

Esto último debido a que su participación en Tokio 2020 se verá difícil, aunque con un multiganador como Michael Phelps todo puede ocurrir.

Este viernes, en la justa carioca, bien se pudo ver el cambio generacional, Phelps con 31 años de edad y un Joseph Schooling con 21. Hoy brindaron una carrera épica con Le Clos y Cseh, para adornar de gran manera algo inolvidable.

Tres platas en el podio, aunque el himno que suena es el de Singapur, con un gran Schooling, quien impidió que Michael Phelps mostrara en su mano un cinco.

No obstante, el legado de Michael Phelps será muy difícil de destrozar: 22 oros, tres platas (con la de los 100 metros mariposa) y dos bronces.

Redacción.