Usain Bolt se coronó tricampeón olímpico en los 100 metros  planos en Río 2016, y pese a las dolencias de muslo que le aquejaron recientemente, demostró que está en su mejor momento y que sigue siendo el humano más veloz de la tierra. El jamaiquino cronometró 9.81 segundos.

Bolt superó a su archirrival estadounidense Justin Gatlin, fuertemente abucheado por el público en el estadio olímpico, quien se quedó con la plata al parar los relojes en 9.89 segundos, dos centésimas más rápido que el canadiense Andre De Grasse, medalla de bronce.

El jamaiquino Yohan Blake fue cuarto con 9.93 segundos y se quedó fuera del podio.

Gatlin dominó la prueba hasta los 70 metros, cuando Bolt lo superó y se encaminó a la victoria que lo convirtió en el primer hombre que gana tres oros olímpicos seguidos en los 100 metros en la historia.

El jamaiquino ha ganado cada competencia individual importante en la que participó desde 2008, con excepción de la del Mundial 2011, cuando fue descalificado por una partida en falso, lo que equivale a cinco oros olímpicos y siete en los torneos planetarios.

“Esto es por lo que entrenamos, les dije que iba a lograrlo”, dijo Bolt a periodistas. “Manténganse en sintonía, quedan dos más por delante”.

“Alguien dijo que puedo ser inmortal, dos medallas más y puedo despedirme. Inmortal”, agregó.

Bolt, de 29 años, comenzó a golpearse el pecho al cruzar la meta y desató su característico festejo con saltos, gritos, poses y fotos con los aficionados que lo alentaban y le lanzaban objetos.

El jamaiquino, dispuesto como siempre a protagonizar un espectáculo inolvidable también fuera de la pista, dio una vuelta olímpica abrazando a dos muñecos de las mascotas de los Juegos, e interrumpió una entrevista que estaba dando para ir a saludar al sudafricano Wayde van Niekerk, quien minutos antes había ganado el oro de los 400 metros planos con récord mundial de 43.03 segundos.

“Este es el primer paso que doy para hacer lo que vine a hacer (…) Estoy muy feliz”, dijo Bolt.

“Quería ir más rápido pero ejecuté bien lo que tenía que hacer para llegar primero a la meta. Lo más importante era estar concentrado y no apurarme y cometer errores (…) Lo que me pasa es brillante, estar haciendo lo que he logrado y que quede para la historia es maravilloso”, agregó.

Bolt se mostró sorprendido por el duro recibimiento a Gatlin, quien estuvo suspendido dos veces por dopaje y a los 34 años buscaba convertirse en el campeón de los 100 metros de mayor edad.

Reuters.